Existen varios tipos de iluminación:

Iluminación general o de fondo
La necesaria para reconocer un espacio y para movilizarse con seguridad. Toma importancia si no se la acompaña de iluminación específica.

Iluminación local, de trabajo o específica
Es la indicada para leer, cocinar, trabajar, desarrollar alguna tarea; es de mayor intensidad que la iluminación general.

Iluminación decorativa, de realce o de acentuación
Es la que se utiliza para mostrar algo o llamar la atención de algún elemento, Por ejemplo: cuadros, flores, esculturas, cartelería, etc.

IMG_6591

Según la ubicación de la fuente, la iluminación puede ser Directa o Indirecta:

Iluminación Directa
Ilumina a los objetos o áreas directamente. Se produce cuando todo el flujo de las lámparas va dirigido hacia el suelo. Es el sistema más económico de iluminación y el que ofrece mayor rendimiento luminoso. Por contra, el riesgo de deslumbramiento directo es muy alto y produce sombras duras poco agradables para la vista. Se consigue utilizando luminarias directas.

Iluminación Indirecta
Ilumina por reflejo: cornisa de luz difusa, luminaria de pared iluminando hacia el techo, etc.

DSC00879

Destacar los colores

En el momento de decidir el tipo de iluminación que se desea es importante analizar también la capacidad para destacar los colores:

Iluminación incandescente: destaca y confiere calidez a toda la gama cromática.

Iluminación fluorescente: gama cromática reducida. Resalta los azules, grises y verdes.

La luz en el Salón

En este ambiente hay que lograr una iluminación suave y resaltar sólo los elementos que lo requieren, como cuadros, esculturas, etc. Para lograr una ambientación cálida pueden utilizarse lámparas de bajo consumo como iluminación general, combinadas con de luces dicroicas para puntualizar ciertos objetos.
• Una iluminación central o una lámpara halógena, además de luces puntuales que se situarán junto al sofá, detrás o junto al televisor, y, finalmente, en el rincón de lectura, a 1 metro de altura aproximadamente.
• Una iluminación puntual que realce algunos objetos que lo merezcan, o cuadros. Puede conseguirse por medio de juegos de focos orientables, de bombillas dicroicas, empotrados en el techo.
• Una iluminación indirecta por medio de lámparas halógenas orientadas al techo y que compensarán la iluminación de los spots.
• Una iluminación clásica, más suave, por medio de lámparas de pie o de sobremesa provistas de pantallas.

Se calculará un mínimo de 20 watts por metro cuadrado, es decir, que una habitación de 25 m2, exigiría una iluminación de unos 500 watts (5 bombillas de 100 watts).

Iluminación de una mesa: es importante evitar la proyección de sombras.

• Con luz natural: disponer siempre la mesa en forma perpendicular a la luz que entra por la ventana.
• Con luz artificial: el nivel de iluminación en la superficie de la mesa debe rondar los 270 lux, cifra que equivale a una bombilla incandescente de 75 watios por m2.

Si los puntos de luz enfocan directamente la mesa, se calcula, para una distancia entre lámpara y mesa de unos 60 cm., una media de 60 watts por metro cuadrado de mesa.

Para que la luz se reparta de forma uniforme conviene que la fuente de luz, la lámpara, se halle a 1,70 m. de altura respecto del suelo.

La luz en la Cocina

Una iluminación de ambiente situada en el techo que se complementará con fluorescentes o focos halógenos dirigidos a las superficies de trabajo.

La luz en el Dormitorio

• Iluminación ambiental, bien sea a base de una lámpara suspendida del techo o de una halógena de pie, que brinde luz difusa indirecta.
• Lámparas de mesa de noche, a menos de 1 metro de altura y a 1 metro de distancia del centro de cada almohada.

La luz en el Baño

• Iluminación central
• Refuerzo sobre o a los lados del espejo que se encuentra sobre el lavabo.

Si la iluminación del cuarto de baño es central, se puede elegir un fluorescente, preferentemente de tono cálido, oculto por una pantalla, o decidirse por dos o tres bombillas, de opalina, con una potencia limitada.
La iluminación lateral, es decir, a ambos lados del espejo, suele estar simétricamente dispuesta y garantiza la ausencia de sombras. Es ideal para un maquillaje sin errores.

La luz en el Vestíbulo, Distribuidor o Pasillo

En un vestíbulo ancho, instalar luminarias de techo con luz difusa y cálida. En un pasillo estrecho, las luminarias a ambos lados darán sensación de amplitud.

La luz en el Escritorio

Preferentemente sin sombras ni exceso de claridad, con alguna iluminación puntual
sobre el escritorio (en el lado opuesto de la mano con que se escriba y a 60 cm. de altura)

Por cualquier duda o consulta, escríbenos a info@puzzlearquitectura.com donde estaremos encantados de poder ayudarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s