puzzlearquitectura

Cómo transformar una casa vieja en un hogar

F y L eran mis vecinos “del piso de abajo”.Nos encontrábamos en las reuniones de la comunidad y en el ascensor, donde nos saludábamos amablemente. De tarde en tarde podía escucharse, a través de la terraza, a F sacándole sonidos a un saxo, instrumento que aprendía rápido y casi sin dificultad.

Eligiendo casa

Una tarde nos volvimos a cruzar y me contaron que buscaban casa para mudarse, un poco lejos de la ciudad, en un área suburbana hacia el sur.

Les propuse asistirlos mediante uno de los servicios que puedo prestar a quienes pasan por ese difícil trance: acompañarlos a visitar tres de esas posibles casas que eran candidatas a ser compradas.

Todas les gustaban mucho, pero había una de ellas que les hacía “brillar los ojitos” con especial interés. Era una casa antigua, en una esquina muy tranquila y arbolada. De fines del siglo XIX o principios del XX. Con un local que en sus tiempos había sido una tienda de comestibles y bar.

Ese “brillo en los ojos” fue determinante: todo lo que representa la compra de una casa y posterior reforma –si la hay- necesita de una actitud enamorada, entregada a esos ladrillos, a ese trocito de tierra en el que viviremos durante algunos años: pocos, muchos o, en algunos casos, para toda la vida.

Finalmente, F y L compraron la casa nos dispusimos a pensar en un proyecto que permitiera transformar esa casa vieja en un hogar.

¿Cómo queremos que sea exactamente nuestra casa?

El proyecto debía ajustarse a sus necesidades, que eran las siguientes:

  • Una casa “grande y muy luminosa”, con muchas ventanas y con dos accesos diferenciados.
  • Un salón grande y “con sectores”, tipo “loft” con chimenea.
  • Un consultorio integrado, con saloncito de espera y lavabo.
  • Una cocina “grande y luminosa”.
  • Dos o tres dormitorios, con intimidad para adultos y niños, uno de ellos con baño privado, un baño que fuera un “lugar de estar”.
  • Espacio para guardar dos coches.
  • Jardín “con césped y árboles”.
  • Y un lugar anti-stress, donde no entrara “ni el gato”.

Traían el dibujo de una posible distribución que analizaríamos con mucho cuidado y respeto.

¿Cómo es actualmente la casa que hemos comprado?

Lo primero que hicimos fue elaborar un diagnóstico, un mapa de la casa que, como una radiografía, nos dijera qué estaba pasando.

Elaboramos cuatro propuestas alternativas, entre las cuales hubo una que les gustó mucho, porque respectaba la estructura de la casa original (en el dibujo, la parte negra), quitando “lo que sobraba” (en el dibujo, la parte anaranjada).

Esta recomposición de la casa permitiría, entre otras cosas:

  • Abrir un acceso muy directo al jardín.
  • Crear un vestíbulo y un salón “con áreas”, aprovechando la gran altura que, descubrimos, había tras sucesivas capas de cielo rasos.
  • Generar un espacio “guardacoches” que sirviera para expansión de la cocina.
  • Mejorar la llegada del sol y la ventilación a todas las habitaciones.
  • Posibilidad de construir en etapas, creciendo en el futuro.

La obra se acabó en pocos meses. F y L dejaron de ser mis vecinos para mudarse allí y comenzar una nueva vida lejos del ruido urba

Con una hermosa noticia: F estaba embarazada y pronto serían tres…

La verdad es que siempre da mucha satisfacción el ayudar a transformar una casa vieja en un hogar.

Volver a Casas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: