Parecía que nuestro talento había llegado a su punto culminante, pero no: ¡Seguimos superándonos! 😉
En este caso, con la reforma y equipamiento de un piso en el Eixample de Barcelona. 
Su propietaria decidió darle “nuevos aires” así que cambiamos la distribución del mobiliario -eliminando una barra con taburetes que no utilizaba- instalamos leds enfatizando las vigas del techo, reemplazamos el suelo de madera oscura por uno más claro y pintamos las paredes con un color blanco muy cálido.
¿El resultado? Lo tienen a la vista :-)

Destacamos las vigas rústicas mediante tiras de luz LED.
Cambiamos los tiradores del mueble de cocina para integrarlo a la nueva estética, acompañando a la mesa, sillas y lámpara de estilo industrial. Cubrimos parte de la pared ciega con cortinas que crean la ilusión de un gran ventanal
El espejo instalado en sentido horizontal, el estor de tejido ligero y las ruedas en la base del mueble crean una sensación de gran amplitud. El color visón de la pintura realza el mobiliario y los complementos en blanco.
Trasladando la estantería existente hacia el acceso al salón conseguimos crear una mayor sensación de espacio. Pintándola de negro la integramos al carácter industrial de la nueva propuesta
Desplazamos sofá, TV, mesa baja y estantería existentes en forma perpendicular a las ventanas, así nadie se atraviesa por delante de la TV al entrar al salón/cocina y se generan vistas directas desde el sofá hacia el exterior.
Eliminamos la barra y los taburetes que no se utilizaban.
Reemplazamos los ojos de buey por regletas de LED que enfatizan la longitudinalidad de las vigas