Los “insondables caminos del arquitecto” llevaron mis pasos hacia la casa de GC en Òrrius, una población encantadora (y encantada! según cuentan las leyendas).
“Mi comedor es tan grande que no sé cómo decorarlo”, dijo GC, y despertó mi curiosidad, ya que generalmente el motivo de consulta suele ser la dificultad contraria.
Al visitar la vivienda, me encontré con un área de 120 m2, donde se acumulan muebles y complementos -fruto de sucesivas mudanzas- agrupados de manera desorganizada, y de los cuales a GC le cuesta desprenderse. El presupuesto es mínimo y los cambios deberán ser progresivos.
¿La solución? 
1: Organizar tres áreas diferenciadas: salón (concentrado frente a la chimenea), comedor (en el sector adyacente a la cocina) y rincón de lectura (cercano a la terraza orientada al sur)
2: Agrupar los muebles existentes según su estilo/acabado/color en cada uno de los tres sectores, “sacrificando” alguno de ellos por repetido o bien por ser incongruente con el resto del mobiliario
3: Pintar en color piedra que realce formas y relieves y destaque los muebles de madera oscura y/o blancos
4: Introducir complementos como lámparas o alfombras, que ayuden a definir el carácter y uso de cada una de las áreas
¿El resultado? La ilusión recuperada de GC con su casa