Praia do Senhor da Pedra | Porto

Los “Insondables Caminos de Sherlock Homes” esta vez llevaron mis pasos hacia el extremo opuesto de la Península Ibérica. Exactamente a Porto, bellísima ciudad portuguesa a orillas del Duero. 
Allí tuve oportunidad de asesorar a PA, quien necesita hacer algunos cambios en su apartamento ubicado a pocos metros de la playa. 
Básicamente se trata de generar un espacio para su hijo de cinco años, ya que actualmente la vivienda cuenta con un único dormitorio, que es utilizado por el matrimonio. 
La solución planteada (con posibilidad de llevarla a cabo en dos etapas) es la siguiente:
En una primera fase, se instalaría una cama abatible en el recibidor, aprovechando que allí se dispone de suficientes m2. Para dotarlo de un mínimo de privacidad respecto del acceso, se instalaría un armario “divisorio” que serviría también para guardar la ropa del niño. 
En una segunda fase, se trasladaría la cocina hacia el salón, con el fin de crear allí un estar-comedor-cocina integrado y se aprovecharía el espacio libre que deja la cocina para instalar allí el dormitorio del pequeño.
De esta manera la propiedad resultante tendrá un gran recibidor con espacio para posibles huéspedes eventuales, dos dormitorios, dos baños, y un espacio común en el cual pasar inolvidables momentos familiares jugando, leyendo, cocinando o disfrutando de las bonitas vistas al mar que pueden admirarse desde sus amplios ventanales

El amplio recibidor permite instalar una cama abatible y dos armarios,
uno de los cuales funciona como separación hacia el acceso de la vivienda
La incorporación de la cocina al salón permitirá disfrutar de un espacio común con vistas hacia el mar
Destinar la cocina a dormitorio convertirá la vivienda en una unidad de tres ambientes y dos baños + un amplio recibidor con espacio para huéspedes eventuales
Esquema funcional de la propuesta