La vivienda cuenta con un gran ambiente de 60m2 debajo del nivel de calle.
Para evitar la sensación de encierro y oscuridad, dispusimos allí una falsa ventana conformada por paneles LED que otorga al espacio no solo amplitud y luminosidad, sino también recreación, ya que es posible cambiar el color e intensidad de la misma mediante una sencilla aplicación del móvil
Salón y cocina conviven en armonía en el mismo espacio. En este caso, con la colaboración un sofá que cumple una doble función de mobiliario de relax pero también de asiento para comer cómodamente sentado en la mesa
Un pasillo oscuro y agobiante transformado en un espacio luminoso y agradable ayudados por el color (blanco roto con un toque de negro y ocre) y la luz indirecta de un aplique lateral
El dormitorio pequeño gana amplitud y luminosidad por la utilización del color blanco roto que se ha aplicado en toda la casa
El dormitorio principal gana en personalidad incorporando un cabecero integrado de melamina de color negro, con iluminación LED posterior que se proyecta en forma rasante sobre la pared revestida con papel pintado que simula hormigón
El baño se ha modificado en su totalidad reemplazando revestimientos y sanitarios, además de incorporar un plato de ducha.
Los sanitarios, la grifería y el mueble en color negro producen un contraste con las baldosas en tonalidades arena, que otorga intensidad y personalidad al espacio