Savia sabia
Los “Insondables Caminos de la Arquitecta” me condujeron a un bello paraje en la localidad de El Masnou, para llevar a cabo la reforma de esta vivienda unifamiliar.
Ha sido todo un desafío actualizarla y a la vez mantener su espíritu original, impregnado de historia familiar e intensos recuerdos.
El desarrollo de esta obra de reforma tuvo un particular incentivo “extra-arquitectónico”: en las muchas visitas realizadas para el seguimiento de los trabajos, fuimos convidados generosamente por el propietario de la casa con el producto de su huerto: naranjas y fresas, ciruelas y patatas, tomates y judías fueron la savia de esta construcción tanto como lo han sido los ladrillos, el cemento o la madera :-)
Se incorporó el recibidor al salón, eliminando la pared divisoria. El mobiliario y la iluminación son versátiles para servir a ambos espacios a la vez
Eliminando el falso techo del salón, se revelaron los materiales originales de la casa: ladrillo y madera, realzados gracias a la luz LED perimetral que incide sobre ellos
El hogar de leños abierto tradicional se reemplazó por un modelo contemporáneo, que permite una mayor eficiencia energética para la calefacción de la vivienda. Por otra parte, el desplazamiento del mismo permite una distribución conveniente del sofá, para que desde allí se pueda contemplar tanto el fuego como el mar, a través de la ventana ubicada a la derecha de la foto
Manteniendo la barbacoa existente -mejorando el tiraje- se instaló una nueva cocina-comedor contemporánea y funcional. Con un mobiliario/equipamiento resistente para el uso intensivo de una gran familia que se reúne con frecuencia
Algunos muebles contemporáneos y otros con reminiscencias del pasado conviven de manera natural y en perfecto equilibrio. La construcción de una escalera interior (nueva) y la puerta corredera de hierro favorecen la comunicación de la cocina con el resto de la vivienda. La modificación de la puerta exterior existente mediante la incorporación de vidrios, conecta visualmente el interior con el exterior y dota a la habitación de un caudal de luz anteriormente inexistente